2 de enero de 2015

Periodismo audiovisual ciudadano

Hace tiempo que los gurús nos vienen advirtiendo que el periodismo audiovisual no lo haremos en el futuro los periodistas sino todo ciudadano anónimo armado con una cámara. Y en este recién estrenado 2015 nos hemos encontrado ya con algunos ejemplos demostrativos. Uno son los innumerables vídeos colgados en youtube por familias andaluzas viviendo el momentazo de las uvas, que gracias a Canal Sur se convirtió en perplejidad trufada de indignación, en una las mayores cagadas televisivas jamás vista. Enlace integro cagada CanalSur

Los vídeos grabados por los telespectadores cuadruplican ya  en visitas el número de los
 que obtuvo el canal autonómico en la emisión de nochevieja.

A falta de lo que concluya la investigación abierta por la dirección de Canal Sur, un técnico veterano me comenta que todo pudo ser debido a un automatismo informático mal ejecutado en el control central de la televisión andaluza, hecho por el que ya ha dimitido un directivo. El automatismo en la televisión puede traer malas pasadas como me comentaba un día la periodista Gloria Serra. Ese día estrenaban las cámaras en plató y 40 segundos antes de iniciarse el informativo de Telecinco, la del cue y la del plano general comenzaron a moverse solas en diferencias direcciones. Fue el primer y último día que las utilizaron, me comentó.

El segundo vídeo que refrenda la teoría del relevo ciudadano en el periodismo audiovisual tiene un carácter mucho más trágico. Me refiero al vídeo grabado hace una hora, con su móvil,  por un viajero de Renfe en la estación madrileña de Embajadores, en el momento justo que un inmigrante subsahariano arrastra a un agente de policía a las vías del tren tras un forcejeo por una demanda de identificación. El  agente, de 28 años, ha muerto arrollado por convoy. Enlace vídeo