Entradas

Perfectos desconocidos, la peli que te hará odiar tu móvil

Imagen
Doy fe que lo que os voy a contar es cierto. El sábado fui con unos amigos a ver la última película de Alex de la Iglesia, Perfectos Desconocidos. Muchos de vosotros seguramente ya la habréis visto, así que si os digo que una de las amigas que vino, en un ataque de celos con su chico, se cargó al día siguiente el smarphone de última generación, me entenderéis. Consecuencias colaterales, en mentes de espectador@s algo inestables, de una excelente comedia que os recomiendo del todo.

Mi amiga emuló al personaje intrepretado por Belén Rueda que en los momentos finales  del film (no pretendo hacer ningún spoiler) tira el perverso móvil desde las alturas en un ejercicio catártico de purificación individual. A Belén le acompañan un elenco como Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega , Dafne Fernández y Pepón Nieto. Están tod@s sensacionales. Hacía tiempo que no veia una peli con semejante ritmo, brutal, sin descensos ni momentos muertos. Un guión que me enganchó des…

¿Pagar 450€ por ver a Pearl Jam en Barcelona?

Imagen
Hacía días que seguía el rastro del grupo norteamericano de rock, Pearl Jam, en el portal de la promotora musical LiveNation. El motivo era haber visto una imagen con el nombre del grupo y el año 2018 impreso, hecho que presagiaba el futuro anuncio de una próxima gira tras más de una década ausentes en nuestro país. Pasaron los días y nada de nada: el portal del gigante musical no aclaraba el enigma y eso que entraba casi a diario para consultarlo.

Sin embargo el viernes me enteré que finalmente Pearl Jam actuarían el 10 de julio en Barcelona. Me enteré a las 10 de la mañana y a eso del mediodía me dijeron que las entradas ya se habían agotado en la venta online. En menos de 2 horas y a precios nada populares. Mi gozo en un pozo. Una de mis bandas favoritas. la misma que te asegura potentísimas ceremonias rockeras de casi 3 horas con el reverendo Eddie Vedder oficiando misa con su singular registro vocal, no podría volver a verla como en aquel ya lejano 2006, noche en la que el sujeto…

Trainspotting 2: chute de nostalgia y poca cosa más

Imagen
Con más de medio año de retraso ayer vi Trainspotting 2 pues ahora que ya vislumbró la recta final de este año quiero ponerme al día con aquellos films estrenados pero no visionados. Y tras verla me sacude la misma sensación que hace un mes cuando vi Blade Runner 2 : la sensación de comerte un bol de palomitas, gustosas y agradables, eso sí, pero que nada tienen que ver con el original, con ese plato elaborado por un chef-director con amor por los fogones-secuencia de esos que te marcan de por vida como las muescas en el fusil de John Wayne. Una cosa son las golosinas y otra el arte cine-culinario.

Si Trainspotting se convirtió hace 20 años en eso que se llama película de culto -y de masas- retratando como nunca el cambio generacional, ayer me zampé la azucarada golosina. En la trama, veinte años después Mark Renton  -Ewan McGregor- regresa a su Edimburgo natal para reencontrarse con Spud y Sick Boy a los que dejó tirados al huir de Escocia con las 16 mil libras de su último palo. Vue…

Quiero sentarme en la silla de Fernando Fernán Gómez

Imagen
Un constipado traicionero me postró este viernes noche en el sofá de mi casa justo cuando me esperaba el calor de un grupo de amistades en un restaurante de Gràcia. Estaba hecho polvo, opté por un doliprane (parecetamol francés de efectos brutales, palabrita del niño Jesús) maridado con una infusión caliente, pócima que se convirtió en mi medicación de urgencia.

Sin embargo algo fallaba. Notaba que los efectos beneficiosos del mejunje no me ayudaban  a mejorar en mi decaído estado, así que estirado en el sofá busqué, sin mucho convencimiento, en los canales de la tedeté algún efecto placebo. Por cierto, no hay nada más angustiante que tener un mando a distancia con las pilas bajas de carga. Presionas y presionas las teclas hasta casi hundirlas y aquello que no se mueve, entrando en estado de frustración y cabreo. Pero bueno, volviendo a mi búsqueda, al final encontré mi efecto placebo, vaya que si lo encontré.

En la 2 se emitía la película-conversación con Fernando Fernán Gómez que Da…

Las claves para ser feliz...según Harvard

Imagen
En esta revetlla de Sant Joan, la de largos atardeceres y más larga madrugada, la de  aromas a pólvora y miradas gatunas de deseo, la de recuerdos de infancia y también añoranza por los que se marcharon, nunca mejor que repasar los consejos que desde Harvard nos regalan para ser felices.

Aquí, estirado en la fresca arena cerca del mar, en buena compañía, oliendo al salitre que mediterraneamente  se esparce mientras paladeo la refrescante sangría de cava, me dispongo a leer los consejitos. De momento, pienso, voy bien: ahora mismo ya soy feliz.

Mañana, seguramente, ya no tanto. Será pues el momento de leer a los doctos de Harvard.

Casi mejor aplazo la lectura y sigo disfrutando de este embriagador presente.

 ¡Qué el purificador fuego de esta noche queme tu negatividad, amig@!

Los consejos para ser feliz en la vida


Sónar 2015: opinión para todos los gustos

Imagen
Pensaba haceros mi crónica particular del pasado Sónar 2015, el mismo que inundó este weekend Barcelona de gente fashion, viejas glorias, pastilleros, vomiteras pos mortem y amantes del latrocinio smartphonero. Un Sónar, me dicen los que saben de esto, más anodino que nunca y que de seguir así, pronostican, podría morir en su propio éxito.

Pues leyendo por ahí va y me encuentro con la sensacional crónica de Víctor Lenore que supera de largo la que pensaba relataros aquí. Así que os la enlazo -y yo me callo y leo-

Crónica del SÓNAR 2015




Chute sabatino de Mahler, Messi y The Strokes

Imagen
Ayer sábado fue de esos días que guardaré en mi memoria. Lo imprevisible unido a lo sublime dan como resultado una cabeza a rebosar de refrescante serotonina, aunque las sacudidas también tienen su riesgo. Me explico: primera sorpresa al descubrir una hora antes del concierto, tras un inexcusable olvido,  que la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya, la OBC, cerraba la temporada esa tarde con la majestuosa novena de Gustav Mahler, despidiendo también a su director, Pablo González, tras un lustro al frente de la posiblemente mejor sinfónica de España.

Enmendado el olvido hacía el Auditori de Barcelona me encaminé, acompañado por mi buena amiga de les terres de Ponent, encendiendo a partir de ese momento una mascletà de sorpresas. La primera fue la huelga del personal de sala del Auditori, lo que significó que aún comprando la entrada más barata en el lugar más alejado del atril, pudimos sentarnos en una de las mejores butacas de la sala Pau Casals y cuyo precio multip…